Realizar una sesión infantil para regalar, es muy habitual. Hace unos años, y a raíz de mi “obsesión” por congelar el tiempo, cuando me decían que el álbum en cuestión era para los abuelos, empecé a proponer “Y ¿por qué no hacemos una sesión CON los abuelos?”

Esa sesión se convierte en un espectacular regalo en el momento presente para los abuelos, y además un gran tesoro para esos nietos en el futuro. Capturar sus miradas, sus gestos, sus juegos… ir más allá de un retrato… ese es será el objetivo de la sesión.

 

 

Para facilitaros más detalles – contacto